Las Posiciones de Carolyn Torres

Salud mental y seguridad escolar

Esta pandemia está produciendo niveles más altos de ansiedad y trauma entre nuestros estudiantes y esto está afectando su capacidad de aprendizaje. Quiero encontrar formas innovadoras para aumentar los fondos y desarrollar asociaciones para los servicios de salud mental con el fin de  que nuestros estudiantes puedan tener éxito durante y después de esta pandemia.

Creo que la seguridad incluye lo físico y emocional. Los padres deben saber que sus hijos serán atendidos en la escuela y que existe una comunicación clara sobre sus hijos. Los estudiantes con necesidades especiales deben recibir los recursos y el apoyo adecuados para sentirse seguros. Los estudiantes LTGBQI necesitan ser afirmados y apoyados para sentirse seguros. 

En mi clase, el aprendizaje socioemocional es central, al igual que la reflexión personal y el trabajo activo para desestigmatizar la terapia. Este problema es profundamente personal para mí, ya que mi familia lucha contra la ansiedad, la depresión y la adicción a las drogas. De hecho, no crecí con mis padres debido a estas luchas. Estas experiencias me ayudan a sentir empatía con los estudiantes porque fui testigo, de primera mano, de cómo la falta de servicios puede afectar a adultos y niños. Trabajando en las escuelas, he tenido que reportar ideas suicidas y cambiar mis prácticas de enseñanza para ayudar a los estudiantes que tienen ansiedad durante la clase. Aunque el distrito está haciendo mucho, podemos hacer mucho más.  

Estoy comprometida a desarrollar mejores estructuras que permitan a los maestros, administradores, padres y agencias responder a los estudiantes y comunicarse entre sí mismos.

Reimaginando las escuelas

Las escuelas son el corazón de nuestra comunidad. Creo que tenemos que usar este tiempo para reimaginar lo que las escuelas y el aprendizaje podrían ser una vez que regresemos a los salones de clase. Durante mi tiempo en la junta escolar, he demostrado que tengo la previsión y los instintos educativos necesarios no sólo para superar esta pandemia, sino para ayudar a crear un distrito que ayude a todos nuestros estudiantes a convertirse en la mejor versión de sí mismos. Nuestros estudiantes merecen regresar a un sistema escolar mejor que el que existía antes de la pandemia. Quiero trabajar con la junta escolar, los padres, los maestros y nuestra comunidad para crear las mejores escuelas en el condado de Orange. Como miembro del consejo escolar, abogaré para que el Distrito Unificado de Santa Ana cumpla con el lema de nuestra ciudad: ¡La educación es lo primero!

Invertir en la educación especial y equidad estudiantil

Nuestro distrito ha estado haciendo un gran trabajo en el cumplimiento de los requisitos de educación especial. Quiero llevar nuestros servicios de educación especial más allá del cumplimiento. He escuchado muchas preocupaciones de padres con respecto a sus hijos en programas de educación especial. He escuchado igualmente muchas preocupaciones de los maestros con respecto a los recursos que necesitan para sus estudiantes. Esto es especialmente difícil con el aprendizaje a distancia. Quiero encontrar formas creativas y colaborativas para mejorar nuestro programa de educación especial para que todos los estudiantes se gradúen del SAUSD con la capacidad de prosperar.  

Participación de los padres

Durante este tiempo, los padres se encuentran sometidos a un estrés inmenso. Están tratando de encontrar el balance entre el trabajo en medio de una pandemia, o búsqueda de trabajo, mientras sus hijos están en casa. Algunos padres pueden guiar a sus hijos durante el aprendizaje a distancia. Algunos padres no lo pueden hacer debido al trabajo y otros factores. He abogado para que se realicen más talleres de padres para que puedan obtener la ayuda necesaria para ayudar a sus hijos. He abogado para que se escuchen las voces de los padres en el distrito. Las juntas del consejo escolar han sido una combinación de reuniones virtuales y en persona desde marzo.

He pedido que se permitan los comentarios públicos por teléfono y por correo electrónico. He creado videos instructivos sobre cómo acceder a las agendas de las reuniones, enviar correos electrónicos al superintendente y a los miembros del consejo escolar, hacer comentarios públicos y más. Cuando veo nuestra pagina de internet, los formularios, cartas y anuncios de reuniones, los veo como si fuesen un maestro y trato de que el proceso sea lo más claro posible. El primer paso para la participación de los padres es la comunicación. Quiero mejorar nuestra comunicación con los padres para que puedan contribuir a las decisiones dentro de SAUSD.

Aumentar las tasas de alfabetización

Una de mis fortalezas como maestra es el desarrollo de estrategias de alfabetización. Enseñar el octavo grado significa que tengo estudiantes que son excelentes lectores y escritores, así como estudiantes que tienen dificultades. La competencia en la lectura y escritura no se basa sólo en las habilidades académicas, sino también es emocional. Los estudiantes que batallan en la primaria desarrollan una respuesta emocional a la alfabetización que los acompaña a lo largo de su vida. Puede convertirse en una barrera para el mejoramiento. Tenemos muchos estudiantes que están aprendiendo a leer al mismo tiempo que aprenden inglés. Quiero asegurarme de que cualquier apoyo que brindemos para mejorar su alfabetización en inglés valore su idioma materno. Para aumentar las tasas de alfabetización, continuaré abogando por la inmersión dual, las oportunidades para el desarrollo profesional y la colaboración de los maestros, los servicios para los estudiantes y el aumento en el acceso de los padres a los recursos.

Apoyar clases más pequeñas

Seguiré apoyando la creación de clases más pequeñas cuando regresemos a la escuela. Como maestra, entiendo el impacto que tienen las clases con muchos estudiantes. Sé la diferencia que pueden hacer unos cuantos más estudiantes en la planificación de las lecciones, los materiales, las calificaciones y el estrés que esto provoca a los maestros y asistentes de enseñanza. Cuando los estudiantes se sienten conectados con sus maestros, les va mejor en la escuela. Sin embargo, las clases con muchos alumnos dificulta que los maestros construyan una relación individual con cada estudiante al igual que encontrar suficiente tiempo para hablar con aquellos estudiantes que enfrentan dificultades. Es difícil para los maestros calificar las tareas lo suficientemente rápido como para brindarles a los estudiantes los comentarios prácticos que necesitan para mejorar académicamente.

Es difícil tener suficientes útiles escolares para actividades más interactivas que nutran mejor el aprendizaje de los estudiantes. Es difícil contactar a los padres y programar reuniones. Es difícil, no sólo por la cantidad de estudiantes, sino por la energía mental y emocional que se requiere para dar a cientos de estudiantes lo mejor de sí mismo. Las clases con pocos estudiantes permiten a los maestros planificar proyectos más colaborativos.